Miedo a volar: por qué sucede y cómo superarlo

El miedo a volar es el viejo compañero de, incluso, el viajero más experimentado. Estos son los consejos para superarlo.

PARA MUCHOS VOLAR ES UN MAL NECESARIO, PERO PARA OTROS PUEDE SER UNA GRAN TORTURA. ¿CÓMO SUPERAR EL MIEDO A VOLAR?

Aunque los accidentes de avión son raros, siempre reciben mucha cobertura de los medios. La visión reiterada de imágenes gráficas de escombros y cuerpos cubiertos por una sábana nos llena de tal pavor que no soportamos subirnos a un avión.

¿Recuerda los dos accidentes recientes de Malaysian Airlines? El vuelo 370 desapareció en algún lugar sobre el Océano Índico y el vuelo 17 fue derribado sobre Ucrania antes de la guerra con Rusia.

Años después, ambos casos siguen siendo noticia.

Las estadísticas siempre cuentan la realidad.

Y la cuestión es que, por supuesto, los expertos solo señalan las estadísticas: su miedo a volar es irracional porque es mucho más probable que muera en un accidente automovilístico que en un accidente aéreo. De hecho, las estadísticas de seguridad de la asociación de aerolíneas IATA muestran que más de 3500 millones de personas volaron aviones comerciales en 2015. Durante este período hubo 68 accidentes, cuatro de los cuales resultaron en 136 muertes.

Según la Organización Mundial de la Salud, hubo 1,25 millones de muertes en carretera en todo el mundo en 2013. En general, viajar en automóvil es unas 100 veces más letal que volar. Mientras tanto, las dos cosas por las que es más probable que muera son enfermedades cardíacas y cáncer.

Sin embargo, nuestro miedo a volar no disminuirá. Solo en los Estados Unidos, el 17 % de los estadounidenses admite tener miedo a volar (según una encuesta de Boeing de 2010). Algunos tienen miedo de un accidente; otros no pueden hacer frente a estar en un espacio confinado sin salida.

Y luego están las famosas cataratas. La difunta estrella de rock David Bowie eligió el mar y el tren después de una tumultuosa huida de Chipre a principios de la década de 1970, y volvió a volar en la década de 1980, pero se dio por vencido después de un infarto y el nacimiento de su hija Lexi. Otro caso célebre es el de Kate Winslet, que viaja en un avión diferente al de su marido para asegurarse de que no mueran en un accidente y dejen a sus hijos sin padres.

Después del 11 de septiembre de 2001, muchas personas desarrollaron repentinamente miedo a volar.

Hay personas que tienen miedo de volar porque nunca se han sentado en un avión o ya han tenido experiencias negativas de vuelo. Podría haber sido un vuelo real, escuchar sobre un accidente aéreo o haber tenido miedo de estar en un espacio confinado.

Por ejemplo, después de los ataques del 11 de septiembre de 2001, muchas personas repentinamente desarrollaron miedo a volar. Un año después de los ataques, miles de estadounidenses comenzaron a tomar la decisión de conducir, lo que significó una caída en los vuelos (aunque se creía que otras 1595 personas habían muerto en accidentes de tráfico) porque no entendían el riesgo de conducir y la probabilidad Morir en un accidente de avión es una exageración.

Seguridad de vuelo, “Pobre” por miedo a volar

Cabina de piloto en un avión
Conocer el motivo y saber por qué un avión, aunque sea de metal, no se estrella puede no ser tan buena idea como parece para superar el miedo a volar.

Un factor que preocupa a las personas es precisamente lo que deben proteger: los procedimientos de seguridad en los aeropuertos y en los vuelos. Las medidas antiterroristas en los aeropuertos nos hacen pensar a algunos que los delincuentes quieren volar aviones por los aires, y los videos de seguridad previos al vuelo nos recuerdan que los accidentes ocurren. Aquellos propensos al pánico pueden querer evitar ver el video de seguridad, pero eso es un error.

Afortunadamente, el miedo a volar es tratable y hay muchas maneras de lidiar con él. Por supuesto, hay estrategias personales: algunos usamos audífonos o bebemos alcohol; otros toman medicamentos contra la ansiedad. Las aerolíneas recomiendan ejercicios de respiración, respirando lenta y profundamente por la boca para ayudar a que el abdomen se expanda mientras el pecho permanece relativamente quieto, y luego exhalar lentamente por la nariz.

La mejor manera de superar el miedo a volar es no volar demasiado

Tal vez una mejor estrategia inicial para aquellos sin experiencia de vuelo o asociaciones negativas previas es aprender cómo funcionan los aviones: por qué los objetos metálicos como los aviones pueden despegar y volar, cómo el control del tráfico aéreo mantiene a raya a los aviones y qué sucede durante la turbulencia del aire.

Pero la mejor manera de superar la fobia a volar es la «exposición controlada». Según el viejo adagio “enfréntate a tus miedos”, una persona puede exponerse sistemática y progresivamente a las diferentes fases de un vuelo bajo la guía de un médico capacitado. Tradicionalmente, esta formación tiene lugar a bordo, cuando los terapeutas (por mucho dinero) te acompañan en un avión y hablan contigo para disipar tus miedos.

Otra opción de exposición es la realidad virtual, en la que se pueden ver las distintas fases del vuelo durante…

Etiquetas:

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.